1/01/2012

Mero Cristianismo

Terminar el año era quizás la forma más rápida de decirle adiós, al menos de manera oficial, al dolor. No pensé que la muerte me rozaría la mejilla tan de cerca, pero así fue.
Creo que finalmente este año voy a dejar atrás la primavera, voy a dar inicio al verano... estaciones de la vida... Concluyo que me voy con algunas incertidumbres, algunas experiencias vitales no vividas, sin amores que maldecir ni recordar. Pero no creo en la suerte. Creo en la historia y los aprendizajes obtenidos de los relojes del tiempo. Ya no temo decir, que soy un hombre, sí, un mero hombre tratando de encontrar la trascendencia en esta vida sin malas intenciones. Soy un hombre, un cristiano sin paradero ni comunidad. Dispuesto a vivir el rechazo de quien se dice tolerante, de quien se dice que tiene la razón, de quien se dice que tiene derecho a juzgar las acciones del prójimo.
¿Por qué cristiano? Aunque me ahoguen en religiones y misticismos y la recurrencias de historias de infinitos cristos a través de la historia. El cristianismo es lo único que me ha puesto la piel de gallina, que me ha propiciado experimentar la gracia de ser amado sin merecerlo (algo redundante mis estimados lectores). Pero lo mejor, es que es mi brújula para hallar la trascendecia y hallar en cada cosa y en cada persona todo lo que es Bueno.
Aceptar esto es sólo el comienzo, con los pies bien puestos en la tierra, ahora es el momento de moverse, en busca de mi destino, 25 años pensando han sido suficientes, es hora de actuar. Aunque eso signifique dejar de lado muchas cosas, mucha gente.
Tal vez sea momento de aceptar que logré lo que más pude con las personas. Ahora debo aceptar el rechazo o el prejuicio de bandos varios, incluso del mío. Porque es un hecho, ser cristiano implica no sentirse en casa, y ser un extraño en cada rincón del planeta. Pero es bueno aceptar ese hecho, me proporciona un alivio, sin lamentaciones.
Aún no soy ni la mitad de lo que seré al final de este viaje. Seguire aprendiendo y cometeré incluso, tal vez más errores, pero no olvido mi origen, ni de donde vengo y lo que estoy dispuesto a construir con los sueños que con el Infinito iremos creando en esta temporalidad.
Porque mañana es tarde y porque la vida es ahora.



2 comentarios:

Luna Arena dijo...

Me encanta como escribes...
Me encantan las canciones de tu playlist...
Feliz año.!

Anónimo dijo...

Monster Headphones